UN RECUERDO PARA LAS VICTIMAS MÁS PEQUEÑAS DE LA CULTURA DE LA MUERTE

Autor:
Cecilia E. Rodríguez Galván
 
Catholic.net
Este 28 de diciembre será publicada una esquela que representará la
incontable cantidad de oraciones que se ofrecen a Dios en favor de los niños
asesinados a través del aborto 
Cada año son millones los niños asesinados a través del aborto, por consecuencia, en igual número las mujeres que cada año deben vivir con la realidad de que sus hijos han sido asesinados. La Iglesia ora y promueve oraciones y acciones para detener esta tragedia, cientos de miles de personas en todo el mundo trabajan incansablemente tratando de poner un alto a esto y buscando maneras de evangelizar al mundo. Todos los “próvida” luchamos y recordamos a estos pequeños que han sido víctimas de la cultura de la muerte.

Hace más de 7 años tras la muerte inesperada de mi cuarta hija tuve mi
primer contacto cercano con la cultura de la muerte, ella no fue víctima de
ésta pero su corta vida me acercó abruptamente al dolor y al vacío en el
que se sumergen los padres de los niños víctimas del aborto, esas pequeñas
víctimas inocentes de un mundo que se encuentra de cabeza.

Cada año el 28 de diciembre la Iglesia conmemora la fiesta de Los Santos
inocentes. Este día la liturgia de la Iglesia recuerda la injusticia atroz
sufrida por los más inocentes, la gran matanza de niños que ordenó el rey
Herodes pretendiendo matar al niño Jesús.

Más de dos mil años han pasado y el día de hoy seguimos atónitos ante lo
que parecía inconcebible: una sociedad vuelta contra sus propios hijos, un
infanticidio terrible donde las mujeres engañadas, indefensas, presionadas
o confundidas, pero también muchas veces convencidas, acuden al asesinato
de sus hijos pidiendo ellas que esto se lleve a cabo.

Este 28 de diciembre será publicada una esquela que representará la
incontable cantidad de oraciones que se ofrecen a Dios en favor de los
niños asesinados a través del aborto, de quienes les hayan matado, de todos
los que están en riesgo de morir victimas del aborto, madres e hijos y de
aquellos que promueven esta tragedia.

Es un recordatorio que lleva dos direcciones, la primera es la oración que
suba como incienso a Dios y la segunda, el materializar en las mentes de
las personas en general, provida muchas sin saberlo, este terrible
infanticidio, esto ha logrado cambiar corazones que, dispuestos, se
reconcilian con Dios.

Les invito a unirse a esta iniciativa, valdría la pena que no solo fueran a
título personal, sería grandioso que empresas, familias, parroquias,
instituciones, grupos, escuelas, seminarios, congregaciones, consultorios,
asociaciones, pastorales, etc. pudiesen llevarlo a cabo.

He visto el bien que hace y no hace falta un gran desgaste ni físico ni
económico. Todos pueden participar, se crea una actividad personal a favor
de la vida y se puede despertar una conciencia familiar, empresarial,
comunitaria con posteriores acciones específicas por parte de un gran
número de personas.
He podido constatar además que hay personas que tomándolo como una broma
cuestionan el número específico de asesinatos a través del aborto que se
llevan en el D.F. y en el mundo, una duda que siembra dolor y una posterior
acción a favor de la defensa de la vida humana.

Solo imaginen abrir el periódico el día 28 de diciembre y encontrar
tapizado de obituarios donde familias, empresas, médicos, instituciones,
escuelas, universidades, parroquias, diócesis dan el pésame a nuestra
sociedad convulsionada por el asesinato de millones de seres humanos,
cuántas madres desoladas no podrán quizá respirar hondo consoladas al fin
al sentir como otros son consientes de sus tragedias y les acompañan,
cuantos padres y abuelos se unirán en silencio a las oraciones que suban a
Dios pidiendo perdón y paz, y rogando misericordia.

UN RECUERDO PARA LAS VICTIMAS MÁS PEQUEÑAS DE LA CULTURA DE LA MUERTE
Scroll hacia arriba